Y mientras, el suegro de Duarte y padre de Karime organiza fiestas y vive tranquilo de sus negocios

Las investigaciones sobre el caso Duarte, en distintas ocasiones, han apuntado a la participación directa de Tony Macías en diversos negocios, así como en la red que le dio apoyo para escapar de México. Hace un año, Yunes Linares prometió en Coatzacoalcos que metería a la cárcel al suegro de Duarte. También ofreció al electorado de Coatzacoalcos que le quitaría los terrenos que se robó con Fidel Herrera. Pero ni una ni otra. El suegro incómodo pasea tranquilamente organizando fiestas y viviendo de sus negocios en el sureste mexicano.

Por Ignacio Carvajal

Ciudad de México/Veracruz, 19 de mayo (SinEmbargo).– Hace un año, el candidato al gobierno de Veracruz por la alianza PAN-PRD, Miguel Ángel Yunes Linares, le hizo una promesa a Coatzacoalcos: meter a la cárcel al suegro de Javier Duarte de Ochoa, Antonio Macías.

Ya transcurrió un año, Yunes Linares ganó las elecciones y sacó al PRI del Palacio de gobierno después de más de 80 años de gobierno, Duarte está en la cárcel, su esposa, Karime Macías, huyendo en el extranjero, pero Tony Macías pasea en el sureste mexicano llevando una vida de relajada y ocupado en sus negocios.

“El suegro favorito de Veracruz”, como era descrito en el pasado selenio de Javier Duarte de Ochoa, no ha pisado la cárcel, aunque sea una exigencia de los veracruzanos.

Eufórico, feliz por la presencia de la ex primera Dama, y precandidata a la Presidencia de la República, Margarita Zavala, Yunes prometió en el Parque Independencia de Coatzacoalcos, que Tony Macías iría al penal.

Además, afirmó que de ganar el gobierno de Veracruz, abriría un proceso legal para que se le quitaran los terrenos que ilegalmente se adueñó, con el apoyo de Fidel Herrera Beltrán, en la reserva territorial Ostión Duport, y que ahora son el parque Industrial Puerto México, uno de los tantos negocios del chiapaneco.

En esos terrenos se alzan naves industriales, y algunas empresas que fueron traídas por las gestiones y sociedades de Tony Macías, han sido equipadas con drenaje y alumbrado, y gozan de todos los servicios municipales, con lo que su costo se ha incrementado notoriamente.

Y con el apoyo de la Secretaria de Obras Públicas, en la pasada administración, se construyeron carreteras internas y demás infraestructura para apuntalar la majestuosidad del proyecto industrial de Tony Macías. Todo ello está señalado en la Cuenta Pública 2015 por la mala calidad de los trabajos, luego de que las empresas seleccionadas para esas obras, las dejaron tiradas por no haber recibido el pago correspondiente.

Karime Macías y Javier Duarte. Foto: Cuartoscuro.

LA PROMESA

“Creo que era necesario que el gobierno federal sacara adelante esta detención, pero me pregunto, Karime Macías ¿cuándo? Tony Macías ¿cuándo?” dijo el Presidente de Ciudadanos Unidos por Coatzacoalcos AC, Raúl Ojeda Banda.

El comentario lo realizó en el contexto de una rueda de prensa para expresar su gusto por la detención de Javier Duarte de Ochoa en Guatemala, hace más de un mes.

Sin embargo, el también empresario, se apremiaba para la detención de la esposa de éste, así como la de su padre, Antonio Macías, conocido en el sur de Veracruz por crear negocios al amparo del poder, y ante todo, por el tema de los terrenos de la reserva territorial.

En su primera visita como Gobernador de Veracruz a Coatzacoalcos, a principios del 2017, Miguel Ángel Yunes Linares rehuyó informar sobre el proceso para, primero, devolver a Coatzacoalcos los terrenos que Tony Macías pose ilegalmente, y dos, para meterle a la cárcel.

En la rueda de prensa para hablar sobre las acciones para garantizar el abasto de agua para Coatzacoalcos, Yunes Linares desechó responder sobre una de las promesas más importantes para Coatzacoalcos, efectuadas por él en su campaña.

“Amigas y amigos, su tierra merece un mejor gobierno, y estoy segura que con Miguel Ángel Yunes Linares lo van a tener”, dijo la ex Primera Dama Margarita Zavala, quien aplaudió eufóricamente cuanto Yunes Linares habló de encarcelar a Antonio Macías.

Pero el acoso legal a Tony Macías no le vino por lo menos de lado del gobierno de Veracruz. Se marchó de Coatzacoalcos, a mediados de noviembre pasado, luego de que elementos de la Procuraduría General de la República se plantaran día y noche afuera de su domicilio, en la colonia Petrolera.

Desde entonces, su casa está abandonada, sin vigilancia ni menos con los convoys de camionetas blindadas, del gobierno de Veracruz, a su servicio, con una docena de guardaespaldas.

SE VA DE COATZA

“Yo les digo que no tengo nada que ver, nada político y mucho menos, lo único que estoy haciendo es tomando la debida situación de respeto. Yo no tengo nada que ocultar, inclusive todos los amparos se me han concedido”, declaró el suegro, ahora incómodo, al dar una atropellada declaración en plena mudanza rumbo a Chiapas, lejos del acoso de la policía y de la prensa, que también hacía guardia en los patios de su mansión.

Las investigaciones sobre el caso Duarte, en distintas ocasiones, han apuntado a la participación directa de Tony Macías en diversos negocios, así como en la red que le dio apoyo para escapar de México, dos días después de que el mismo Duarte comentó en un noticiero nacional que no se iba a a fugar, que pedía licencia para enfrentar a la justicia y lavar su nombre.

Las rutas recorridas por Javier Duarte de Ochoa en Guatemala, en la mayoría, muestran conexiones por tierra con el estado de Chiapas, ya sea por fronteras establecidas con aduanas o por puntos ciegos. Tony Macías al igual que toda su familia, son oriundas de Chiapas, del municipio de Villaflores.

En ese estado, por ejemplo, ha gozado de la protección del Gobernador actual, Manuel Velasco, de quien es allegado.

AVIADORES

En Coatzacoalcos Tony Macías se marchó en medio de una estela de escándalos de corrupción al saberse que era quien manejaba la nómina de empleados de la CMAS de la ciudad, ponía y quitaba personas, quienes le debían dar una parte de sus ganancias, al igual que contaba con una amplia red de aviadores, que en algunos casos, cobraban hasta 100 mil pesos a la quincena. Se estima que tan solo en los primeros seis meses del 2016, la CMAS aportó 30 millones de pesos a la red de aviadores de Tony Macías.

La red era operada por su sobrino y protegido, y paisano, Jaime Ruiz, ex director de Turismo de Coatzacoalcos, quien era el encargado de manejar los recursos públicos y canalizarlos a otras cuentas. Al ingresar el nuevo gobierno, se detectaron en la CMAS poco más de 90 aviadores que en algunas situaciones eran empleados de los negocios de Tony Macías, sus restaurantes y su periódico.

En esa lista de aviadores incluso figuraban líderes de la sierra de Tatahuicapan, quienes pidieron estar en nómina para no tomar la presa Yuribia, una manera en que operaron en el pasado gobierno. Con salarios no mayores a los cinco mil pesos a la quincena, pero sin presentarse a trabajar.

A principios de febrero de 2017, en plena búsqueda de Duarte de Ochoa en el sureste, las autoridades catearon el rancho San Antonio, en Chiapas, propiedad de Tony Macías, en la casa principal fueron localizados 54 mil dólares que no se pudieron acreditar y quedaron asegurados.

Aun con todos esos antecedentes, el gobierno de Yunes Linares no ha dado señales de iniciar el tan anunciado proceso para llamar a rendir cuentas al padre de la ex primera dama. En Coatza, únicamente han hecho justicia retirando el nombre del hospital de Villa Allende, que antes se llamaba Karime Macías Tubilla. En tanto, el padre de la mujer a la que definen como cerebro de la red de operaciones ilícitas de Duarte, goza de impunidad. Y su hija, exiliada en algún país de Europa, mientras el exgobernador pasa los días encerrado en una cárcel militar, ahora pretendiendo aparentar demencia para facilitar su regreso a la libertad.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE BLOGEXPEDIENTE. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.


También te puede interesar

Fuente: SinEmbargo
Y mientras, el suegro de Duarte y padre de Karime organiza fiestas y vive tranquilo de sus negocios

A la vista, los negocios de ordeña de gasolina en Veracruz

XALAPA, Ver. (Proceso).- Las autoridades estatales y municipales se muestran sigilosas en lo concerniente a las bandas de huachicoleros que operan en la entidad, aun cuando los expendios clandestinos de venta del combustible extraído de los ductos de Pemex proliferan en las orillas de las carreteras federales que atraviesan la entidad.

Es común observar vehículos con garrafones llenos de gasolina en Jesús Carranza, San Juan Evangelista, Acayucan, Minatitlán, en el sur de Veracruz; lo mismo sucede en Tierra Blanca, Tres Valles y Cosamaloapan, en la Cuenca del Papaloapan, y en la región de Los Tuxtlas.

En ese negocio participan lo mismo senectos que amas de casa, adolescentes y menores, quienes no se inmutan cuando circulan por la zona patrullas de la Fuerza Civil y de la Policía Federal.

“Aquí sólo se montan los expendios –dice al reportero Ramiro “N”, uno de los huachicoleros que opera cerca de Venustiano Carranza, donde en diciembre pasado fueron abatidos 20 presuntos vendedores de combustible–. No se pregunta de dónde viene la gasolina; sólo hay que darle ‘su mordida’ a los policías locales o federales para que nos dejen trabajar… El combustible es más barato. La gente viene y compra. Así de simple.”

El titular de la Secretaría de Seguridad Pública estatal, Jaime Téllez Marie, se queja de la pasividad de Pemex para atacar a las bandas que extraen el combustible de sus ductos. Aun así, en el primer cuatrimestre del año se recuperaron 800 mil litros, declaró el jueves 11 en Coatzacoalcos.

Según el funcionario, el robo de hidrocarburos ocurre principalmente en tres zonas de Veracruz: las inmediaciones de Córdoba-Orizaba (Omealca, Cuitláhuac, Tezonapa y Cuichapa), que colindan con el llamado Triángulo Rojo de Puebla; la zona de Tierra Blanca y la Cuenca del Papaloapan, y el sur del estado.

Los ductos de la violencia

Fuentes locales comentan que detrás de los huachicoleros –algunos de los cuales pertenecen a los cárteles de Jalisco Nueva Generación y de Los Zetas– hay una industria de secuestros, levantones, robo de vehículos, ejecuciones, despojo de tierras y desplazamiento de campesinos, sobre todo en la ruta de ductos de Pemex que llevan de Minatitlán a la Ciudad de México.

“En esa ruta proliferan los ranchos donde se almacena la gasolina robada. Lo mismo en Hueyapán de Ocampo que en Chinameca, Soteapan y Coatzacoalcos. En ese entorno hay muchos desaparecidos y ejecutados”, comenta una de las fuentes, que pide el anonimato.

Añade: La violencia se exacerba cuando las bandas criminales se “depuran”, y todo sucede con la complicidad policiaca.

Si bien la “ordeña” de ductos es una de las principales fuentes de financiamiento de la delincuencia organizada y afecta a la entidad desde hace varios años, el gobierno de Javier Duarte –preso en Guatemala acusado de delincuencia organizada, peculado y desvío de recursos, entre otros delitos– nunca la combatió.

El 4 de enero último el sucesor de Duarte, el panista Miguel Ángel Yunes Linares, dijo tener informes de que el 80% del robo de hidrocarburos ocurre en centros de almacenaje y el 20 restante en los ductos de Pemex en Veracruz.

“Esperamos que Pemex ponga más atención en el tema. Cada domingo, en las evaluaciones del grupo Coordinación Veracruz vemos que el robo de combustible está presente”.

El 2 de octubre de 2016, diez días antes de que Duarte pidiera licencia al cargo, hubo una explosión en la colonia Playa Linda, la misma donde se ubica la estación de Policía del Puerto de Veracruz. El siniestro afectó 14 viviendas y dañó varios contenedores de tráileres, y tres vehículos quedaron reducidos a cenizas.

Personal de la Secretaría de Protección Civil detectó que en la zona del principal corredor portuario-turístico-industrial del Golfo de México había depósitos donde se almacenaban 14 mil litros de combustible, por lo que desalojó a un centenar de vecinos.

Días después hubo más explosiones en el puerto de Veracruz, en la región de Las Bajadas y Tejería, cerca de la zona industrial. Las autoridades las minimizaron.

Los problemas resurgieron el 27 de marzo último, cuando socorristas de la Cruz Roja de Nogales atendieron a dos hombres con quemaduras de gravedad provocadas por la explosión en un ducto de Pemex cuando era ordeñado por unos desconocidos en la región de La Balastrera, entre Omealca y Nogales.

Los aseguramientos

En el sur de la entidad y en los municipios limítrofes con Oaxaca son frecuentes los aseguramientos por parte del Ejército de bodegas clandestinas con combustible robado.

El 16 de enero, por ejemplo, el grupo de Coordinación Veracruz desmanteló el rancho El Faisán, en Cotaxtla, y aseguró medio centenar de vehículos –58 de los cuales eran camiones de carga; cuatro de ellos llevaban tanques cargados con 20 mil litros de combustible cada uno– una pick-up, dos fusiles AK-47, un AR-15, un M-4, una pistola 9 mm, 10 cargadores y 316 cartuchos útiles de diferentes calibres.

Al día siguiente, en rueda de prensa, el titular de la Fiscalía General del Estado, Jorge Winckler, declaró que se iniciaría el procedimiento de extinción de dominio en perjuicio del propietario del inmueble, aunque no proporcionó su nombre. Sin embargo, en la dependencia los empleados comentaron que no hubo ningún detenido.

Este reportaje se publicó en la edición 2115 de la revista Proceso del 14 de mayo de 2017.

La entrada A la vista, los negocios de ordeña de gasolina en Veracruz aparece primero en Proceso.

Fuente: Proceso
A la vista, los negocios de ordeña de gasolina en Veracruz