Beijing disfruta del 'cielo azul' por primera vez en una década

Los residentes de Beijing han estado respirando el aire más limpio en una década, mientras comienzan a cosechar los beneficios de la iniciativa antismog de China.

De las siete lecturas mensuales de contaminación más bajas en esta ciudad capital desde 2008, cinco se han registrado desde el comienzo del verano pasado, según los datos recopilados por la Embajada de los Estados Unidos en Beijing. Fue entonces cuando los funcionarios chinos intensificaron la aplicación de políticas que restringían la quema de carbón en Beijing y las zonas aledañas. Los niveles de contaminación en julio promediaron 44 microgramos de partículas suspendidas en el aire por metro cúbico, el séptimo más bajo desde que comenzaron los registros en 2008.

La mejora de la calidad del aire subraya la rapidez con que China está atacando el problema del smog que creó el “airpocalypse” de Pekín en 2013, cuando las diminutas partículas alcanzaron un máximo de 35 veces el límite recomendado por la Organización Mundial de la Salud. Desde que el presidente Xi Jinping convirtió la lucha contra la contaminación del aire en una de las principales prioridades del país, millones de empresas y familias del norte se vieron obligadas a cambiar de carbón a gas natural de combustión más limpia para obtener energía industrial y calefacción doméstica.

“China ha hecho una promesa muy clara de 'recuperar los cielos azules'”, dijo Tim Buckley, director de estudios de finanzas energéticas en el Instituto de Economía Energética y Análisis Financiero de Sydney. “No pasa una semana sin que China no introduzca una nueva regulación o política para promover este compromiso”.

El resto del mundo está pagando por el aire más limpio de Beijing. El aumento en el consumo de gas de China lo ha convertido en el mayor importador mundial de combustible y ayudó a elevar los precios mundiales del gas natural licuado el invierno pasado al máximo desde 2014. Los recortes de producción y la capacidad para reducir la contaminación de las acerías han apoyado a esto.
Pero todavía hay un largo camino por recorrer y está aumentando el costo de cambiar la energía del país a combustibles más limpios.

China está buscando reducir la cantidad de energía que obtiene del carbón al 58 por ciento en 2020, de alrededor del 60 por ciento ahora, sustituyendo el gas natural por calefacción doméstica y calderas industriales y reactores nucleares por plantas de carbón, dijo el analista de Jefferies Group LLC Laban Yu en un comunicado. nota de investigación el mes pasado.

Donald Trump y las tarifas a la importación de energíaLas tarifas de represalia sugeridas por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, pueden aumentar los costos de importación de energía. Los políticos chinos ahora apuntaron a las importaciones estadounidenses de gas natural, incluyéndolas en una lista de productos que podrían recibir un arancel del 25 por ciento, lo que indica que Xi podría estar dispuesto a sufrir un poco para evitar la escalada de la disputa comercial de Trump.
La rápida industrialización de China y la subsiguiente degradación ambiental siguen un camino forjado por los países occidentales: Charles Dickens describió el “descenso del humo desde las ollas de las chimeneas, formando una suave llovizna negra” en el Londres del siglo XIX. Pero su rápida limpieza podría superar los esfuerzos anteriores, según Jiang Kejun, investigador de Energy Research Institute de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China.

“Nuestra tecnología es mejor que la que existe en Londres, por lo que es probable que China vaya más rápido para frenar la contaminación del aire”, dijo Jiang.

Fuente: El Financiero
Beijing disfruta del 'cielo azul' por primera vez en una década
=============

Trump, por elevar a 21, la edad para la compra de fusiles

Después de sugerir que algunos profesores puedan ir armados en las escuelas, como estrategia para prevenir nuevos tiroteos, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue un paso más lejos y ayer propuso que al maestro que acepte entrenarse para utilizar armas en las aulas, se le pague un bono salarial extra.

En una medida más sensata, el mandatario planteó, además, aumentar a 21 años la edad mínima para comprar rifles de asalto en Estados Unidos. Bajo la ley federal estadounidense, la edad mínima para comprar un arma de fuego son 21 años si es una pistola y 18 si es un rifle, aunque algunos vendedores sin licencia las pueden suministrar a personas aún más jóvenes.

“El Congreso está en el momento para finalmente hacer algo sobre este tema, ¡eso espero!”, afirmó Trump durante una reunión en la Casa Blanca con funcionarios estatales y locales para debatir sobre seguridad escolar, tras el tiroteo que dejó 17 personas muertas, el miércoles de la semana pasada, en una secundaria de Florida.

El republicano insistió en que “no se pueden contratar suficientes guardias de seguridad” por lo que los maestros podrían llevar armas ocultas y “nadie sabría quiénes son”. Aclaró, sin embargo, que los profesores recibirían un “entrenamiento riguroso” y que sólo sería entre el 20 y 40 por ciento de la plantilla docente.

“Si un tirador enfermo mental en potencia sabe que una escuela tiene un gran número de maestros talentosos con armas (y otros) que dispararán instantáneamente, el enfermo NUNCA atacará esa escuela. Los cobardes no irán allí… problema resuelto. Debe ser ofensivo, ¡la defensa por sí sola no funcionará!”, escribió el presidente estadounidense por la mañana en su cuenta de Twitter.

Según aportó el mandatario, un tiroteo en una escuela dura en promedio tres minutos mientras que la policía tarda en entre 5 y 8 minutos para llegar al lugar de los hechos.

“Los maestros o entrenadores altamente capacitados, expertos en armas, resolverán el problema, antes de que llegue la policía. ¡GRAN DISUASIVO! Una escuela libre de armas es un imán para gente mala”, argumentó el mandatario para más tarde definir las propuestas que enviará al Congreso para su aprobación.

“Impulsaré Verificaciones Exhaustivas de Antecedentes con énfasis en Salud Mental; ¡Elevar edad a 21 años y vetar ventas de ‘bump stocks’!”, tuiteó el presidente en alusión a un dispositivo que convierte un fusil semiautomático en automático y lo hace más rápido.

Trump agregó no estar a favor de una medida que las escuelas de todo el país han tomado cada vez más para defenderse ante los tiradores escolares: realizar simulacros.

“Los simulacros son algo muy negativo”, dijo después de que Pam Stewart, la comisionada del Departamento de Educación de Florida, mencionó tales preparativos.

“No me gusta. Prefiero tener una escuela más dura”, subrayó el huésped en la Casa Banca.

LA PEOR IDEA

Pero sus propuestas, sobre todo la de armar a los profesores, generó una lluvia de críticas. La presidenta de la Federación Nacional de Maestros, que tiene 1,7 millones de afiliados, Randi Weingarten, sostuvo que armar a los maestros “es la peor idea que he escuchado de entre muchas ideas realmente malas”.

En Austin, Texas, la maestra Tara Bordeaux no se ve a sí misma armada. “No estoy capacitada para ser policía. Soy una maestra”, afirmó.

Sin embargo, una encuesta de ABC News y The Washington Post, realizada tras el tiroteo en Florida, indicó que el 42 por ciento de la población cree que maestros armados podrían haber prevenido la matanza.

El expresidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich, también planteó que cada escuela tenga un pequeño grupo de maestros armados, tras lo cual el senador demócrata, Chris Murphy, declaró que ese era el nuevo “modelo de la industria armamentística: usar la epidemia de violencia con armas para vender más armas y generar más ganancias” lo cual, dijo, no debe permitirse.El ataque. Trump amenazó con retirar a la policía migratoria para provocar en California “un desastre de crimen como nunca se ha visto”, por su política promigrantes.


Fuente: El Financiero
Trump, por elevar a 21, la edad para la compra de fusiles